Preguntas Frecuentes de Hacedores de Tiendas

¿Qué son hacedores de tiendas?
Son cristianos motivados a hacer misiones mundiales que se apoyan a sí mismos en un trabajo secular, sin embargo, hacen evangelismo transcultural de tiempo completo en el trabajo y otros lugares. La mayoría de los cristianos que trabajan en un país extranjero no son hacedores de tiendas porque hacen poco o nada para ganar a la gente local. Los verdaderos hacedores de tiendas trabajan constantemente para alcanzar a la gente local.

¿Por qué al auto-apoyo se le llama hacer tiendas?
Es porque el apóstol Pablo literalmente hizo tiendas para sostener su misión transcultural. Hoy, “hacer tiendas” es un término misionológico para una estrategia y financiamiento misionero basado en el modelo de Pablo.

¿No es que un trabajo deje poco tiempo y energía para el ministerio espiritual?
La pregunta implica que solamente sirvas a Dios en tu tiempo libre. Pero hacedores de tiendas integran el trabajo y el testimonio. Su ministerio es tiempo completo. Cada día viven el evangelio y lo comparten en cada oportunidad que puedan. Su trabajo provee la plataforma para contactos naturales. Su integridad, trabajo de calidad, relaciones amistosas, y comentarios bien escogidos acerca de Dios causan que los interesados hagan preguntas sin despertar la hostilidad en otros.

¿Es justo para los patrones que los cristianos evangelicen en el trabajo?
Los patrones reciben beneficio de cristianos piadosos. La preocupación primaria de un hacedor de tiendas es la integridad personal, el trabajo de calidad, y las relaciones amistosas. ¿A qué patrón no le gustaría eso de un empleado? Pablo enseñó a los convertidos que debemos servir a nuestro patrón como al Señor mismo (Ef. 6:5-8; Col. 3:23-25). Lo que le agrada a Dios usualmente le agrada al jefe. Un contrato con él es un contrato con Dios. Los hacedores de tiendas piadosos trabajan para el éxito de la organización y del jefe. Los hacedores de tiendas son el tipo de empleado que más requiere el patrón. Los hacedores de tiendas “pescan” a los interesados por su conducta atractiva, sana, no sensata y con sus comentarios del Señor que son casuales y adecuados. Las preguntas de los interesados son contestadas más ampliamente en el tiempo libre a través de estudios bíblicos investigativos.

¿Podría el evangelismo poner en peligro a los hacedores de tiendas y a sus patrones en países sensibles?
El peligro se reduce por el evangelismo de pescar (descrito arriba) lo que es discreto y sin confrontación. (Jesús, en su ambiente hostil, pescó a los interesados usando parábolas.) Los Interesados que son genuinos raramente causan problemas. Pero los hacedores de tiendas deben confiar en Dios para que los proteja a ellos y a sus patrones. (Ver Evangelismo de Pescar)

¿Qué le hace efectivo al evangelismo de pescar?
Es sin imponer y los interesados pueden poner el paso de la conversación – hacen preguntas cuando están listos para más. Sus preguntas revelan lo que les falta o tienen mal entendido del evangelio, lo que son sus necesidades, sus temores, y obstáculos a la fe. Ambos Pablo y Pedro hablan del evangelismo como contestar preguntas (1 Pedro 3:14-16; Col. 4:5,6), pero poca gente hace preguntas a menos que vean el evangelio vivido a través de alguien. El trabajo no es una inconveniente opción, sino el contexto dado por Dios para el evangelismo.

¿Es obligatorio hacer el evangelismo en el trabajo?
Gastar tiempo diario con no-creyentes implica responsabilidad espiritual. El silencio nunca es una opción. Nuestro trabajo secular en sí glorifica a Dios, pero no es un sustituto para compartir las Buenas Nuevas. Evitar el testimonio en el trabajo (para minimizar el riesgo), a fin de evangelizar en otro lado, será un fracaso. El evangelismo de estilo de vida no se puede encender y apagar. Usando un trabajo solamente como un disfraz o una fachada para trabajo misionero, regularmente crea tensiones. Falta integridad.

¿Haciendo tiendas permite plantación de iglesias?
¡Es lo ideal! El evangelismo conduce a estudios bíblicos en casa, lo cual conduce a iglesias en casa. Santiago empezó dos iglesias en Brasil mientras trabajaba como un patólogo de plantas. Muchos equipos lo hacen en áreas restringidos donde solamente pueden llegar los hacedores de tiendas. ¡Encuentran a creyentes secretos ganados a través de la radio!

¿Qué otros ministerios pueden hacer los hacedores de tiendas?
¡Daniel enseñó en una universidad árabe e hizo la traducción de la Biblia para cinco millones de musulmanes! Ruth enseñó en la escuela y empezó grupos estudiantiles en las universidades en Sudamérica. Un físico, un contador, y otros ayudaron. Carlos enseñó ciencias en la preparatoria y predicó cada tercer domingo en Kenia. Demetrio estudió la maestría y enseñó en un seminario de India. Nelson, profesor de literatura, escribió lecturas para la radio cristiana en Liberia. Gregorio, instructor de ingles como segundo idioma, empezó una librería cristiana y un editorial en el Medio Oriente. Rosa entrenó profesores en la educación y a maestros de escuela dominical en Brasil. Nancy, una violinista, tocó en la orquesta sinfónica nacional de Portugal y entrenó a músicos en la iglesia. Marcia, una socióloga, enseñó periodismo cristiano en Asia. Christian, un ingeniero y profesor, ha movilizado la iglesia en México para enviar misioneros a la ventana 10-40. Hacedores de tiendas han empezado escuelas cristianas, orfanatos, y aún hospitales.

¿Por qué trabajar si puedes conseguir apoyo de donadores?
Algunas razones prácticas: 1) Personal. Nunca tendremos suficientes misioneros regulares – una pareja necesita de promedio de 2 a 3 años para recaudar fondos. 2) Costo. Los presupuestos de misiones deben aumentar con el costo de vida, pero los hacedores de tiendas pueden trabajar con poco o sin gastos para la iglesia. 3) Países cerrados. Acerca de 80% de la gente viven bajo gobiernos que restringen a los misioneros, pero ellos buscan conocimientos vocacionales de expertos. 4) Países abiertos. Mucha gente es alcanzada por socios profesionales y de comercio que comprenden su ambiente, su mentalidad, y su terminología. (Japón es solamente uno por ciento evangelizado y Europa Occidental es tan necesitada como los países ex-soviéticas.) 5) La bolsa de trabajo creciente es la provisión de Dios para la evangelización del mundo. Pero más importante que razones prácticas son las razones bíblicas de Pablo para hacer tiendas.